Al recibir un precio justo, los productores pueden dar continuidad de manera sustentable a sus actividades agrícolas, beneficiando a sus familias y evitando problemas de migración, destrucción de núcleos familiares y otros